Cordoma

Todo para hurones Todo para hurones: cuidados, salud, trucos, recetas, cuanto valen y mucho mas

 

El cordoma es un neoplasma muy raro del músculo estriado y se presenta no solo en hurones, también en humanos y otros mamíferos.

En los hurones el cordoma por lo general se limita al tejido subcutáneo, en particular a la punta de la cola y es raro que inicie metástasis. En contraste, en las ratas el cordoma inicia metástasis a los tejidos del pulmón muy rápidamente.

Los hurones con cordoma presentan un crecimiento anormal en la punta de la cola, una bolita de consistencia dura y sin pelo que aparentemente no les causa dolor, aunque a veces si un poco de debilidad e incomodidad, dado que puede quedar atorado entre los barrotes de las jaulas o friccionarse contra algunas superficies ásperas.

En caso de que el cordoma invadiera la medula espinal, en particular si se encuentra en algún punto de las vértebras torácicas, la comprimiría, o lo que es peor, invadiría el espacio con tal rapidez que destruiría la vértebra, lo que daría como consecuencia la aparición de signos tales como falta de reflejos propioceptivos, parálisis parcial, flacidez abdominal y/o dolor.

La extirpación del cordoma, en particular el que aparece en la base de la cola, se recomienda dado que se ha reportado que a pesar de que el tumor puede mantenerse estable en apariencia y tamaño por años, se sospecha que cuanto mayor tiempo pase, mayores son las posibilidades de que en el largo plazo (4 años) inicie metástasis, es decir, de que aparezcan otras masas en diversas regiones del cuerpo.

Se requieren de mas investigaciones en el tema, por lo pronto se sugiere que todos los tipos de cordoma (independientemente del área en donde aparezcan) tienen el potencial de metástasis y deben ser removidos tan pronto sean detectados.

La extirpación de cordomas es una de las cirugías extra-abdominales más comunes que se realizan en hurones. Se recomienda que una vez extirpado el cordoma, se envíe el tejido al laboratorio para ser analizado histológica e inmunohistológicamente.

Cordoma, foto cortesía de Carlos de Mier

Bibliografia consultada:

Allison, N. y P. Rakich. 1988. Chordoma in two ferrets. J Comp Pathol. 98 (3):371-4.

Dunn, D.G., R.K. Harris, J.M. Meis y D.E. Sweet. 1991. A histomorphologic and immunohistochemical study of chordoma in twenty ferrets (Mustela putorius furo). Vet Pathol. 28 (6):467-73.

Mullen, H.S. y N.L. Beeber. 2000. Miscellaneous surgeries in ferrets. Vet Clin North Am Exot Anim Pract. 3 (3):663-71, vi.

Munday, J.S., C.A. Brown y L.J. Richey. 2004. Suspected metastatic coccygeal chordoma in a ferret (Mustela putorius furo). J Vet Diagn Invest. 16 (5):454-8.

Pye, G.W., R.A. Bennett, G.D. Roberts y S.P. Terrell. 2000. Thoracic vertebral chordoma in a domestic ferret (Mustela putorius furo). J Zoo Wildl Med. 31 (1):107-11.

Williams, B.H., J.J. Eighmy, M.H. Berbert y D.G. Dunn. 1993. Cervical chordoma in two ferrets (Mustela putorius furo). Vet Pathol. 30 (2):204-6.

VIEW MORE

Original content at https://todohurones.comcordoma
All rights are reserved for the original content (link in the upper line) author's
Acording with the Digital Millennium Copyright Act (“DMCA”), Pub. L. 105-304 If you believe that your copyrighted work is being infringed, notify our team at the email [email protected]

Top 20